ATX vs Micro ATX vs Mini ITX: ¿Cuál debes elegir?


Micro ATX es la mejor opción en la mayoría de los casos. Elige ATX si necesitas más de 4 ranuras PCIe. Elige Mini ITX si necesitas una PC más compacta

Las placas bases vienen en una variedad de tamaños y formatos, pero hay tres formatos que generalmente son las opciones más populares para las PC de escritorio convencionales: ATX, Micro ATX y Mini ITX.

Entonces, ¿En qué se diferencian, además del tamaño?

En este artículo, analizaremos cada uno de los formatos de placa bases mencionados anteriormente y compararemos sus diferencias con el fin de ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para tus necesidades.

ATX vs Micro ATX vs Mini ITX


ATX vs Micro ATX vs Mini ITX

Placas bases. Factores de forma

Tamaño

Como puedes ver en la imagen de arriba, ATX es el formato más grande del grupo. Mide 30.5 × 24.4 cm.

Micro ATX está muy cerca y mide 24.4 × 24.4 cm, lo que lo hace un poco más corto.

Finalmente, está Mini ITX, que es la más pequeña del grupo con unos 17 × 17 cm.

En lo que respecta al tamaño en sí, lo único que debes preocuparte es si tu gabinete es lo suficientemente grande para adaptarse a la placa base.

Sin embargo, no tienes que preocuparte de que el gabinete sea demasiado grande, ya que los gabinetes modernos cuentan con un diseño estandarizado destinado a ubicar fácilmente cualquier placa base que pueda caber físicamente en su interior.

Entonces, ¿Qué debes tener en cuenta al elegir el formato de placa base correcto?

Capacidad de RAM

Placas bases. Capacidad de RAM

Una de las diferencias clave entre el factor de forma Mini ITX y ATX en una placa base es la cantidad de ranuras de memoria RAM que vienen incorporadas de fábrica.

Es decir, las placas base Mini ITX vienen con solo dos ranuras de RAM, mientras que las placas bases Micro ATX y ATX generalmente vienen con cuatro. Sin embargo, algunas placas bases ATX de gama alta pueden tener hasta ocho ranuras de RAM.

Dicho esto, las placas bases Mini ITX actualmente solo pueden ubicar hasta 32 GB de RAM si se instala un kit de 2 × 16 GB.

En contraste, la mayoría de las placas bases Micro ATX y ATX admiten al menos 64 GB, aunque algunos modelos Micro ATX pueden llegar a los 128 GB, mientras que ciertos modelos ATX pueden llegar hasta los 512 GB.

Por supuesto, estos son casos algo extremos que se aplican solo a las costosas motherboards de vanguardia.

En cualquier caso, 16 GB de RAM son suficientes para ejecutar cómodamente la gran mayoría de los juegos disponibles actualmente, y 32 GB generalmente son excesivos para las plataformas de videojuegos.

Sin embargo, las configuraciones con más memoria RAM son, en última instancia, más preparadas para el futuro. Además, aquellos que también tienen la intención de usar su configuración de juegos como una estación de trabajo, pueden necesitar más de 32 GB de RAM para ejecutar algún software que consuma mucha memoria.

En cualquier caso, en lo que respecta a la RAM, no hay necesidad de preocuparse por la capacidad, ya que incluso una placa base Mini ITX cubrirá las necesidades de la mayoría de los jugadores.

Ranuras PCIe

Placas bases. Ranuras PCIe

Ahora, otra diferencia muy notable entre los tres formatos de placa base mencionados es la cantidad de ranuras PCI Express que vienen incluidas.

Las placas bases ATX definitivamente tienen el liderazgo, ya que la mayoría viene con tres ranuras PCIe, aunque algunos modelos de alta gama pueden presumir de hasta cinco ranuras.

Mientras tanto, las placas bases Micro ATX generalmente tienen solo una ranura PCIe, pero pueden incorporar hasta tres ranuras, mientras los modelos Mini ITX tienen una sola ranura.

Obviamente, las ranuras PCIe adicionales pueden ser útiles si estás pensando en una configuración con múltiples GPU o en instalar tarjetas de expansión, por ejemplo, tarjetas de sonido, tarjetas de captura, módems internos, etc.

Pero por supuesto, no se trata solo de la cantidad de ranuras en este caso, ya que la cuestión del espacio libre surge una vez más. Muchas tarjetas gráficas modernas son bastante gruesas, ya que sus voluminosos refrigeradores podrían obstruir algunas de las ranuras sin dar opción a aprovecharlas.

Sin embargo, una tarjeta gráfica también podría verse potencialmente obstruida por el gabinete en sí, si estamos hablando de un gabinete con factor de forma pequeño, por lo que es otra característica a tener en cuenta.

Precio

Y finalmente, está la cuestión del precio. Pensarías que las placas base Mini ITX serían las más baratas debido a su pequeño tamaño y porque requieren menos materiales de fabricación, pero en verdad podría sorprenderte.

La mayoría de las veces, encontrarás que las placas base Mini ITX son las más caras, al menos en lo que respecta a los precios iniciales. Las placas base ATX y Micro ATX generalmente comienzan en torno a los U$ 50 o U$ 60, mientras que los modelos Mini ITX comienzan en torno a los U$ 100.

Dicho esto, las placas base Micro ATX son generalmente las mejores opciones en materia de costos, ya que es más fácil encontrar una placa base Micro ATX de calidad a un precio más bajo.

Por otro lado, las placas base ATX, ofrecen el mejor valor en general por su costo si necesitas ranuras PCIe adicionales. Mientras tanto, solo vale la pena invertir en las soluciones Mini ITX si tienes la intención de montar una PC para juegos compacta.

¿Cuál factor de forma deberías elegir en una placa base?

Ahora que hemos examinado las cualidades y especificaciones importantes, abordemos la pregunta fundamental: ¿Cuál deberías elegir?

La respuesta depende en gran medida del tipo de PC que vayas a montar y del uso que pretendas hacer de las ranuras PCIe y RAM.

PC para juegos

Si estás montando una PC para juegos, se recomienda que utilices una placa base Micro ATX para la mayoría de las configuraciones y solo considerar una ATX si realmente necesitas esas ranuras PCIe adicionales.

Una placa base Micro ATX casi siempre ofrecerá el mejor valor por su costo: tendrás ranuras PCIe más que suficientes y espacio suficiente para toda la RAM que necesitarías en una PC para videojuegos, y probablemente será más asequible que una opción ATX.

Por supuesto, como se mencionó, las placas base ATX siguen siendo viables si realmente necesitas las ranuras PCIe adicionales, pero en lo que respecta a las PC para juegos convencionales, difícilmente ofrecerá algo como alternativa que una Micro ATX no podría ofrecer.

Finalmente, una placa base Mini ITX puede parecer una mala elección para una PC de juegos. Después de todo, son caras y tienen RAM limitada y solo una ranura PCI Express. Sin embargo, si optas por un factor de forma pequeño, entonces no hay mejor opción.

PC para juegos vs Estación de trabajo

Si tienes la intención de usar tu PC no solo para jugar, sino también para cierto software profesional en el ámbito laboral, entonces el espacio adicional, es decir, las ranuras adicionales PCIe y RAM, podrían ser más que atractivas.

Sin embargo, Mini ITX obviamente no es muy atractivo aquí, ya que ofrece un espacio limitado y los gabinetes con factor de forma pequeño generalmente no se enfrían de manera tan eficiente, lo que podría provocar un problema si tienes la intención de someter a la PC a grandes cargas de trabajo.

PC de escritorio

Finalmente, si tienes la intención de usar una PC con Internet, multimedia, algún trabajo ocasional de ofimática o algunos juegos casuales de baja calidad, la mejor solución sería la más barata.

Dicho esto, una placa base Micro ATX sería el camino a seguir una vez más, ya que generalmente es la opción más barata disponible y tendrás todo lo que necesitas. Sin embargo, si realmente deseas construir una PC muy compacta, valdrá la pena que gastes U$ 50 adicionales en una Mini ITX.

Conclusiones acerca de los factores de forma

Como siempre, las preferencias y los requisitos difieren de un usuario a otro, por lo que ninguno de los tres formatos principales de placas bases puede ser la mejor opción para todos.

Resumamos los diferentes factores de forma en las siguientes tablas:

ATX

Pros

  • ✔️ Gran cantidad de ranuras PCIe
  • ✔️ Admite configuraciones de múltiples GPU y varias tarjetas de expansión
  • ✔️ Mayor capacidad de RAM

Contras

  • ❌ Es un factor de forma grande
  • ❌ Más funciones puede resultar en mayores costos

Micro ATX

Pros

  • ✔️ Conjunto de funciones equilibradas
  • ✔️ Asequible
  • ✔️ RAM suficiente para la mayoría de las PC

Contras

  • ❌ Podría tener muy pocas ranuras PCIe para ciertos usuarios exigentes.

Mini ITX

Pros

  • ✔️ Extremadamente compacto
  • ✔️ Permite PC compactas y portátiles

Contras

  • ❌ RAM limitada
  • ❌ Solo una ranura PCIe
  • ❌ No todas las tarjetas gráficas se ajustan a gabinetes con factor de forma pequeño

VER DEFINICIÓN DE LAS PLACAS BASES PARA PC

¿Interesante este artículo? ¡Puedes votar si te ha sido útil!
[Votos: 0 Promedio: 0]