¿Deberías elegir una tarjeta gráfica dedicada o integrada? En esta guía, repasaremos las diferencias entre ambas opciones para que tengas una mejor idea de qué opción funcionará mejor para tu caso en particular.

Cuando compras una PC, específicamente una computadora portátil, el componente de hardware más complicado de elegir es la tarjeta gráfica. Es posible que hayas escuchado términos como integrada, discreta y dedicada.

En primer lugar, para reducir un poco la confusión, discreta y dedicada significan lo mismo, de modo que solo hay dos términos que debes saber para comprender la diferencia entre ambos tipos.

¿Cuál es la diferencia entre una CPU con gráficos integrados y una GPU con gráficos dedicados, y cuáles son sus beneficios y desventajas? La respuesta a la segunda pregunta depende de lo que necesites que realice tu computadora. Antes de comprar una PC portátil para juegos o una placa gráfica por separado, necesitarás saber cómo y para qué la usarás.

El factor determinante más importante para decidir si debes obtener una tarjeta de video dedicada vs integrada dependerá de tu caso, tus propias necesidades y tu presupuesto.

Las GPU dedicadas suelen ser más potentes que los gráficos integrados en una CPU, aunque esto no significa necesariamente que una gráfica dedicada sea la mejor opción para ti.

Sin más preámbulos, en este artículo analizaremos qué son los gráficos dedicados, qué son los gráficos integrados, las diferencias entre ellos y para quién tiene más sentido ambas opciones.

Entonces, ya sea que estés buscando montar o comprar una nueva PC o computadora portátil, esta guía te ayudará a determinar si debes o no analizar las tarjetas gráficas ‘discretas’ o ‘dedicadas’, o los gráficos que están integrados en el microprocesador.

tarjeta grafica integrada


¿Qué son los gráficos integrados?

Una CPU (Unidad Central de Procesamiento) en una computadora es la responsable de ejecutar los procesos a través de cálculos que son necesarios para que funcione correctamente.

Una GPU (Unidad de Procesamiento de Gráficos) funciona de manera similar a una CPU, con la excepción que maneja principalmente el procesamiento de datos e instrucciones relacionados con los gráficos.

¿Qué significa gráficos integrados realmente? Una PC con gráficos integrados se refiere al escenario en el que encuentras tanto una CPU como una GPU incluidas en el mismo chip.

Entonces por ejemplo, si eliges un procesador que tiene gráficos integrados, ese procesador podrá manejar tanto los procesos normales de la CPU como los procesos de la GPU.

¿Qué es una tarjeta gráfica dedicada?

Una tarjeta gráfica dedicada viene completamente separada de la CPU. Esta alberga la GPU que luego se puede usar para procesar datos e instrucciones relacionados con los gráficos por separado del procesador principal.

Las tarjetas gráficas discretas también vienen con su propia memoria en forma de VRAM (RAM de Video o Memoria de Acceso Aleatorio de Video), lo que brinda a la GPU dedicada un acceso rápido a los datos de imagen relevantes.

👉 Profundiza más en detalle con las placas de video más recomendadas del año

A modo de comparación, los gráficos integrados no tienen un conjunto de memoria dedicado para extraer datos de imágenes, sino que utilizan la memoria del sistema para extraer esos datos de imágenes correspondientes.

Tarjeta gráfica integrada o dedicada: ¿Cuál es la diferencia?

El mayor inconveniente de los gráficos integrados es que, al colocar tanto una CPU como una GPU en el mismo chip, uno (o ambos) de los procesadores estará limitado. O en otras palabras, no podrás colocar tanto una CPU como una GPU en el mismo chip sin limitar uno (o ambos) su potencia de procesamiento.

Si bien la mayoría de los procesadores modernos vienen con gráficos integrados, generalmente es la GPU integrada la que se minimiza para no afectar el rendimiento potencial de la CPU.

Sin embargo, una tarjeta dedicada tiene su propio PCB, memoria VRAM y solución de refrigeración, y como resultado, no está tan limitada en su potencial de energía.

Trasladar la responsabilidad de calcular los datos relacionados con los gráficos, desde los gráficos integrados en el procesador a una GPU dedicada, ayudará a liberar recursos para que los utilice la CPU.

Por lo tanto, una placa de video dedicada, dependiendo de su potencia, no solo le proporcionará más potencia, sino que también reducirá su carga de trabajo en el procesador principal, y ambas cosas ayudarán a que tu computadora funcione mejor.

Por supuesto, el hecho de que una gráfica dedicada ayude a una computadora a funcionar mejor no significa necesariamente que todos los usuarios de PC deban optar por un sistema con GPU dedicada específicamente.

De hecho, los gráficos integrados son cada vez más potentes, y para la informática básica, pueden ofrecer una potencia más que suficiente para adaptarse al usuario medio.

Entrando más en detalles, una tarjeta gráfica integrada no utiliza su propia RAM, en su lugar, utiliza la memoria del sistema.

Por lo tanto, si tienes una computadora con 4 GB de VRAM, la tarjeta de video puede usar entre 1% y 5% de la memoria disponible para el procesamiento de gráficos.

Por supuesto, este porcentaje varía según el tamaño de la tarea a realizar, especialmente si estás realizando múltiples tareas o jugando a juegos de alto rendimiento.

El beneficio de una unidad integrada es que es más barata, lo que a su vez significa una computadora menos costosa. Una tarjeta gráfica integrada también genera mucho menos calor que una tarjeta gráfica independiente, además de usar mucho menos energía, lo que mejora la vida útil de la batería de una laptop en general.

Las tarjetas gráficas integradas son excelentes para personas que realizan un procesamiento gráfico a diario. Esto incluye ver o editar videos, jugar juegos en 2D y procesamiento general de textos en el ámbito de la ofimática.

Tales actividades no son de uso intensivo en los gráficos, por lo que una tarjeta de video independiente de gama baja es la ideal.

Esto no significa que no puedas jugar a juegos en 3D, pero tendrás que rechazar la configuración de gráficos o experimentarás ralentizaciones.

Por el lado de la tarjeta gráfica discreta o dedicada, esta tiene su propia fuente independiente de memoria de video, dejando intacta la memoria RAM del sistema que utilizas.

Por ejemplo, si tienes una tarjeta de video GeForce GTX 680M con 2 GB de memoria de video, esa memoria está completamente separada de los 8 GB de memoria principal del sistema de tu PC.

Las tarjetas dedicadas son excelentes si te gustan los videojuegos con gráficos de alta calidad o si eres un diseñador gráfico profesional avanzado.

Sin embargo, hay algunas desventajas de tener una tarjeta de video dedicada. Si no posees un gabinete y diseño adecuado, estas placas se calentarán. Si eres jugador profesional de videojuegos o si ejecutas un sistema con doble monitor, la GPU tendrá que trabajar más y se calentará rápidamente.

Estas placas gráficas discretas también consumen mucha energía, por lo que usar una computadora portátil con este tipo de GPU disminuirá la vida útil de la batería.

También deberás pagar mucho más por este tipo de GPU. Las diferencias de precios pueden variar, hasta cientos de dólares más por una GPU dedicada en contraste con una GPU integrada.

Una cosa a tener en cuenta que se recomienda si vas a utilizar una gráfica dedicada es asegurarte de obtener una computadora portátil con al menos uno o dos ventiladores y muchos orificios de ventilación en su estructura externa.

También podrás encontrar soportes de refrigeración especiales si quieres otorgar a tu sistema protección adicional contra el calor residual.

Algunas placas de video son conmutables, esto significa que la GPU está fabricada como una tarjeta gráfica integrada y dedicada a la vez.

Cuando realizas funciones como editar una hoja de cálculo o navegar por Internet, esta clase de placas cambia a la unidad integrada, lo que preservará la batería de tu computadora portátil.

Cuando ves una película de alta definición o juegas a un juego exigente que demanda alto procesamiento gráfico, esta placa se encenderá y funcionará como una unidad dedicada, que mejorará el rendimiento general, aunque por contra reducirá la vida útil de la batería.

Antes de tomar una decisión sobre el tipo de tarjeta de video que prefieres, asegúrate de saber cómo y para qué la usarás.

Si eres un usuario casual, los gráficos integrados son excelentes, de esta manera, podrás navegar por la web, ver videos en YouTube e incluso ver películas en Blu-ray sin ningún problema.

Las tarjetas de video discretas son perfectas para aquellos que desean conseguir una mejor experiencia visual, ya sea que estén recreando, jugando o diseñando gráficamente.

Recuerda, los diseños visuales de los videojuegos seguirán mejorando, por lo tanto, deberás planificar con anticipación y encontrar una GPU que dure unos cuantos años antes de que necesites actualizar a una placa más sofisticada.

Por lo tanto, a continuación, analizaremos para quiénes tienen sentido las tarjetas gráficas dedicadas y para quiénes tienen sentido los gráficos integrados.

¿Quién debería usar una tarjeta gráfica dedicada?

Los dos principales factores determinantes sobre si debes obtener o no una tarjeta gráfica dedicada son:

  • Cuál es tu presupuesto total para el sistema que deseas comprar
  • Los tipos de tareas y programas que deseas ejecutar en tu sistema

Entonces, con esos dos factores en mente, veamos para quién tendría sentido una tarjeta gráfica dedicada.

1. Jugadores serios que quieren una computadora de escritorio (ya sea para comprar o montar) y que tienen un presupuesto decente

Si eres un jugador serio y quieres jugar tus juegos favoritos con la configuración y velocidad de fotogramas lo más alta posible, es probable que desees comprar una computadora de escritorio para juegos prediseñada que tenga una tarjeta gráfica dedicada incorporada, o montes una PC nueva e incluyas una placa gráfica dedicada en tu lista de componentes.

La buena noticia es que, para juegos de 1080p, puedes montar una PC para juegos por tan solo U$ 400 – U$ 500 donde podrás incluir una gráfica dedicada y que superará a un sistema basado en gráficos integrados.

Puedes comprar una PC de escritorio para juegos prediseñada por U$ 500 – U$ 600 aproximados que ofrecerá un rendimiento similar.

Sin embargo, la conclusión es que si el rendimiento de los juegos es tu principal preocupación y tienes al menos U$ 400 – U$ 500 para gastar en un equipo, probablemente deberías optar por una tarjeta gráfica dedicada.

2. Jugadores serios que quieren una computadora portátil para juegos y que tienen un presupuesto moderado

Dado que las computadoras portátiles son más caras según las especificaciones que sus contrapartes de escritorio, la mayoría son para juegos baratas con gráficos integrados incorporados.

Si no tienes mucho dinero para gastar y no estás jugando a juegos muy exigentes, los gráficos integrados en una computadora portátil pueden ser muy útiles.

Sin embargo, si necesitas una PC portátil y deseas que pueda manejar tus juegos favoritos con configuraciones y velocidades de fotogramas más altas, querrás elegir una laptop para juegos que tenga una tarjeta gráfica dedicada.

Afortunadamente, puedes encontrar laptops sólidas para juegos por menos de U$ 1.000 que vendrá con una placa gráfica dedicada y que podrás jugar la mayoría de los mejores juegos de la actualidad al menos con configuraciones medias a una velocidad de fotogramas sólida.

3. Profesionales que realizan trabajos relacionados con los gráficos

Si eres un profesional que hace trabajos relacionados con los gráficos (diseño gráfico, animación, edición de video, etc.), o si eres alguien que hace esas cosas por diversión o recreación, probablemente querrás asegurarte de conseguir una gráfica dedicada también, porque ese tipo de tareas y programas pueden ser difíciles de realizar con gráficos integrados.

¿Quién debería usar gráficos integrados?

Hoy en día, los gráficos integrados pueden ser lo suficientemente potentes para ciertos usuarios.

Los escenarios y casos de uso en que los gráficos integrados tienen sentido son:

1. No jugadores que buscan un nuevo sistema de informática básica

Si todo lo que quieres es una computadora o laptop que pueda manejar ciertas características como navegar por Internet, enviar correos electrónicos o ver videos, optar por un sistema de gráficos integrados no es una mala idea.

De hecho, si eso es todo lo que quieres para tu sistema, terminarías gastando más dinero de lo necesario eligiendo un equipo que tenga una GPU dedicada.

2. Jugadores orientados al presupuesto que quieren una computadora de escritorio y tienen un presupuesto ajustado

Si eres un jugador, pero tienes un presupuesto muy ajustado con el que trabajar para conseguir un nuevo equipo de escritorio, es posible que no puedas pagar por una placa gráfica dedicada, en cuyo caso, te verás obligado a usar los gráficos integrados de tu microprocesador.

Afortunadamente, si estás dispuesto a montar tu propia PC, puedes armar un sistema en torno a los U$ 300 – U$ 400 que viene con un procesador con gráficos integrados que son lo suficientemente potentes para videojuegos de primer nivel. Para juegos más exigentes, al menos podrás hacerlo con configuraciones más bajas.

Si no quieres montar tu propia computadora, aún puedes encontrar una de escritorio prefabricada asequible que contará con un nivel similar de gráficos integrados.

3. Jugadores que quieren una computadora portátil, pero que no tienen al menos un presupuesto moderado

Para los jugadores que necesitan una computadora portátil, pero que no tienen gran presupuesto, los gráficos integrados serán su única opción.

Desafortunadamente, no debes esperar un gran rendimiento en los videojuegos con una laptop barata que utiliza gráficos integrados.

Sin embargo, si todo lo que realmente quieres hacer es jugar a juegos no exigentes, probablemente puedas arreglártelas con una PC portátil de presupuesto extremo con gráficos integrados hasta que puedas pagar por una de alta gama.

¿Los gráficos integrados o una tarjeta gráfica dedicada son la mejor opción?

La conclusión es que, si bien una GPU dedicada generalmente proporcionará más potencia que los gráficos integrados, la realidad es que algunos usuarios le servirán mejor los gráficos integrados si: A) no tienen el presupuesto adecuado para una tarjeta de gráficos dedicados; o B) solo usarán su sistema para tareas que no requieren la potencia adicional que les proporcionará una placa gráfica dedicada.

En última instancia, si estás indeciso entre si necesitas una dedicada o puedes arreglártelas con una integrada, los puntos descritos en este artículo deberían ayudarte a determinar qué opción es la mejor para tus necesidades y tu presupuesto.

VER LAS TARJETAS GRÁFICAS EXTERNAS PARA PORTÁTILES

👉 DEFINICIÓN DE LAS TARJETAS GRÁFICAS PARA PC

Si este contenido te ha resultado interesante, puedes contribuir con tu voto
[Votos: 6 Promedio: 5]