Probablemente hayas escuchado el término ‘Chipset’ cuando se habla de computadoras, pero ¿Qué es un chipset realmente y cómo afecta su rendimiento?

Un chipset es un conjunto de chips que actúan como el centro de comunicaciones y además es el controlador de tráfico de interconectividad de una placa base.

Determina qué componentes son compatibles con la placa base, incluido el microprocesador, la memoria RAM, las unidades de almacenamiento y las tarjetas gráficas, permitiendo que ambos componentes de hardware se comuniquen entre ellos correctamente.

También dispone de opciones de expansión futura, y en qué medida si corresponde, el sistema puede ser overclockeado. 

Estos tres criterios son importantes al considerar qué placa base comprar, ya que las versiones más antiguas incluían los chipset Northbridge y Southbridge por separado, mientras las versiones más recientes incorporan ambos en un mismo chipset.

chipset


Una breve historia del chipset

En los días de la informática primigenia, las placas bases para PC consistían en muchos circuitos integrados por separado. Esto generalmente requería un chip o chips por separado para controlar cada componente del sistema: mouse, teclado, gráficos, sonidos, etc.

¿Qué es chipset realmente? Como puedes imaginarte, tener todos esos chips repartidos por todo el circuito impreso era bastante ineficiente.

Para abordar este problema, los ingenieros informáticos necesitaron diseñar un sistema mejorado y comenzaron a integrar estos chips dispares en menor cantidad de chips, lo que finalmente dio paso al chipset.

👉 Profundiza más con las placas bases más recomendadas en fichas comparativas

Con la llegada del bus PCI surgió un nuevo diseño: los Puentes (Bridges). En lugar de un montón de chips dispersos por todo el circuito, las placas bases incluían un puente norte (Northbridge) y un puente sur (Southbridge), que consistían en dos chips únicos con funciones y objetivos muy específicos.

El Chipset Northbridge, era conocido como tal porque estaba ubicado en la parte superior o parte norte de la placa base. Este chipset se conectaba directamente a la CPU y actuaba como intermediario de comunicación para los componentes con mayor velocidad en el sistema: como las memorias RAM (controladores de memoria), el controlador PCI Express y el controlador AGP en diseños anteriores de placas base.

Si estos componentes querían comunicarse de algún modo con el microprocesador, primero tenían que pasar por el puente norte. El diseño de la placa base se hizo cada vez más eficiente a medida que fue pasando el tiempo.

Por otro lado, el Chipset Southbridge, estaba ubicado en la parte inferior o parte sur de la placa base. Este chipset era responsable del manejo de componentes con menor rendimiento, como las ranuras del bus PCI (tarjetas de expansión), conectores SATA e IDE (discos duros), puertos USB, audio, redes onboard y mucho más.

Para que estos componentes se comunicasen entre sí con la CPU, primero tenían que pasar por el puente sur, donde luego se dirigían al puente norte, y desde allí a la CPU. Estos chips, llegaron a ser conocidos como chipset, porque literalmente entraban en juego un conjunto de chips.

El objetivo hacia la integración total

Sin embargo, el viejo diseño tradicional de los chipset Northbridge y Southbridge podía mejorarse, y gradualmente dio paso al chipset actual, que en realidad no es un conjunto de chips.

En cambio, la antigua arquitectura northbridge / southbridge, ha cedido a un sistema más moderno en un solo chip. Muchos componentes, como los controladores de memoria y de gráficos, ahora están integrados y gestionados directamente por la CPU.

A medida que estas funciones controladoras de mayor prioridad se trasladaron a la CPU, las tareas restantes se acumularon en un chip al estilo southbridge.

Esquema del chipset X99 de Intel

Por ejemplo, los sistemas de Intel más recientes incorporan un Concentrador Controlador de Plataforma (PCH), que en realidad es un único chip en la placa principal que asume las tareas que había gestionado alguna vez el antiguo chip southbridge.

El PCH se conecta al procesador a través de algo llamado Interfaz Directa de Medios (DMI). DMI en realidad no es una innovación nueva, y ha sido la forma tradicional de vincular el chip northbridge con southbridge en sistemas Intel desde 2004.

Los conjuntos de chips AMD no difieren del antiguo puente sur ahora denominado Concentrador Controlador de Fusión (FCH). La CPU y el FCH en los sistemas AMD se conectan entre sí a través de la Interfaz de Medios Unificados (UMI). Básicamente es la misma arquitectura de Intel, pero con diferentes nombres.

Muchos microprocesadores de Intel y AMD también vienen con gráficos integrados, por lo que no necesitas una tarjeta gráfica dedicada (a menos que estés trabajando con tareas más intensivas como los videojuegos o la edición de videos)

AMD se refiere a estos chips como Unidades de Procesamiento Acelerado (APU), en lugar de la CPU, aunque ese es un término más de marketing que de ayuda a los usuarios para distinguir entre una CPU AMD con gráficos integrados y los que no lo son.

Entonces, todo esto significa que características como los controladores de almacenamiento (puertos SATA), los controladores de red (puertos LAN) y todos aquellos componentes que antes eran de menor rendimiento, ahora han pegado un salto innovador.

En lugar de estar incorporados en el puente norte y puente sur de la CPU, pueden saltar del PCH o FCH a la CPU directamente. En consecuencia, la latencia se reduce y el sistema es más receptivo.

¿Para qué sirve el chipset y qué partes son compatibles?

Entonces, ahora tienes una idea básica de lo que es un chipset, pero ¿Para qué sirve y por qué debería importarte?

Como se explicó al principio, el conjunto de chips de la computadora determina tres cosas principales: la compatibilidad de los componentes.

¿Qué CPU y RAM pueden utilizar?, opciones de expansión ¿Cuántas tarjetas PCI puede utilizar?, y la posibilidad de overclocking.

Repasemos cada uno de estos puntos con un poco más de detalle, empezando por la compatibilidad.

La elección del componente es sumamente importante en la mayoría de los casos.

  • ▶ ¿Tu nuevo sistema será la última generación de los procesadores Intel Core i7, o estás dispuesto a conformarte con algo más antiguo o más barato?
  • ▶ ¿Quieres mayor capacidad de RAM DDR4, o está bien con una DDR3?
  • ▶ ¿Cuántos discos duros estás conectando y de qué tipo?
  • ▶ ¿Necesitas Wi-Fi incorporado, o vas a utilizar Ethernet?
  • ▶ ¿Vas a ejecutar varias tarjetas gráficas, o solo una con otras tarjetas de expansión?

La mente se queda bloqueada ante todas las posibles consideraciones que existen, y los mejores conjuntos de chips ofrecerán más y más nuevas opciones.

El precio también será un gran factor determinante aquí. No es necesario comentar que cuanto más grande sea el sistema, más costará, tanto en términos de componentes como de placas base que los soporten.

Si estás montando una computadora nueva, probablemente expondrás tus necesidades en función de lo que quieres aportar en materia de presupuesto.

El chipset y las opciones de expansión

El chipset también dicta cuánto espacio hay para tarjetas de expansión en tu equipo (como tarjetas de video, sintonizadores de TV, tarjetas RAID, etc.), gracias a los buses que utilizan.

Los componentes del sistema y los periféricos (CPU, RAM, tarjetas de expansión, impresoras, etc.) se conectan a la placa base a través de buses.

Cada placa base contiene varios tipos diferentes de buses, que pueden variar en términos de velocidad y ancho de banda, pero por simplicidad, se pueden dividir en dos: buses externos (incluidos USB, serie y paralelo) y buses internos.

El bus interno principal que se encuentra en las placas bases modernas, se conoce como PCI Express (PCIe). Este bus utiliza pistas, que permiten que los componentes internos como la memoria RAM y las tarjetas de expansión se comuniquen entre sí con la CPU y viceversa.

Una pista o carril es simplemente dos pares de conexiones cableadas: un par envía datos y el otro recibe datos.

Por lo tanto, un carril PCIe 1x constará de cuatro cables, 2x tiene ocho cables, y así sucesivamente. Cuantos más cables, más datos se pueden intercambiar. Una conexión 1x puede manejar 250 MB en cada dirección, 2x puede manejar 512 MB, etc.

Buses PCI Express

La cantidad de pistas disponibles dependerá de la cantidad que tenga la placa principal, así como de la capacidad de ancho de banda (número de pistas) que la CPU pueda ofrecer.

Por ejemplo, muchas CPU para PC de escritorio Intel tienen 16 carriles (las CPU de generación más reciente tienen 28 o incluso 40). Las placas bases con chipset Z170 proporcionan otras 20, para un total de 36 carriles.

El chipset X99 proporciona 8 pistas PCI Express 2.0 y hasta 40 pistas PCI Express 3.0, dependiendo del microprocesador que utilices.

Por lo tanto, en una placa base Z170, una tarjeta gráfica PCI Express 16x utilizará 16 pistas o carriles por sí misma. Como resultado, puede utilizar dos de ellas juntas en una placa Z170 a toda velocidad, dejándola con cuatro pistas para componentes adicionales.

Alternativamente, puede ejecutar una gráfica PCI Express 3.0 en 16 pistas (16x) y dos gráficas en 8 pistas (8x), o cuatro gráficas en 8x (si adquieres una placa base donde puedas incorporar más)

Al final después de todo, esto no importará para la mayoría de los usuarios. Ejecutar múltiples GPU a 8x en vez de a 16x, solo disminuye el rendimiento en algunos fotogramas por segundo, si es que lo hace.

Del mismo modo, es poco probable que veas una diferencia entre una PCIe 3.0 y PCIe 2.0, en la mayoría de los casos menos del 10%.

Ahora si planeas tener muchas tarjetas de expansión, como por ejemplo dos tarjetas gráficas, un sintonizador de TV y una tarjeta Wi-Fi, puedes llenar el espacio de una placa base bastante rápido. En la mayoría de los casos, te quedarás sin ranuras disponibles antes de agotar todo su ancho de banda.

Pero en otros casos, tendrás que asegurarte de que la CPU y la placa principal tengan suficientes carriles para admitir todas las GPU que quieras agregar posteriormente (o te quedarás sin carriles y es probable que algunas placas gráficas no funcionen)

El chipset y la capacidad de overclocking

Por lo tanto, el conjunto de chips determina qué partes son compatibles con el sistema y cuántas tarjetas de expansión podrás utilizar. Pero hay otra cosa principal que determina: el overclocking.

Overclockear simplemente significa exigir más alto la velocidad del reloj de un componente, de lo que fue diseñado para funcionar desde fábrica. Muchos tweakers del sistema optan por overclockear su CPU o GPU para impulsar al máximo sus juegos favoritos u otro rendimiento visual sin gastar dinero de más.

Esto puede parecer obvio, aunque junto a ese aumento de velocidad viene un mayor uso de energía y una mayor salida de calor, lo que puede causar problemas de estabilidad y disminuir la vida útil de los componentes.

También significa que necesitarás disipadores de calor y ventiladores más grandes (o refrigeración líquida) para asegurarte de que todo se mantenga más refrigerado. Definitivamente esta práctica avezada, no es apto para cardíacos.

Sin embargo esa es la cuestión: solo ciertos procesadores son ideales para el overclocking (un buen modo para comenzar es con los modelos Intel y AMD con la letra K en sus modelos)

Además, solo ciertos chipsets pueden permitir overclocking, y algunos pueden requerir un firmware especial para habilitarlo. Por lo tanto, si deseas realizar la práctica de overclock, tendrás que tener en cuenta el chipset al comprar las placas bases.

Los tipos de chipset de la placa base que permiten la práctica del overclocking tendrán los controles necesarios (voltaje, multiplicador, reloj base, etc.) en su UEFI o BIOS para aumentar la velocidad del reloj de una CPU.

Si el chipset no maneja el overclocking, entonces esos controles no estarán allí (o si lo están, serán prácticamente inútiles) y es posible que hayas gastado tu dinero ganado con tanto esfuerzo en una CPU que básicamente está bloqueada en su velocidad anunciada.

Entonces, si el overclocking es una consideración seria, vale la pena saber de antemano qué tipo de chipsets se adecuan mejor desde el primer momento.

Si necesitas más instrucciones, existe una gran cantidad de guías para compradores que te informarán en términos inequívocos qué tipo de placas base Z170 o X99 (o cualquier otro chipset overclockeable) funcionará mejor para ti.

Comparar una placa base en función del chipset

Estas son las buenas noticias: realmente no necesitas saber todo sobre cada chipset para elegir una placa base correctamente. Claro, puedes investigar todos los conjuntos de chips modernos, decidiendo entre los conjuntos de chips comerciales, convencionales, de rendimiento y de valor de Intel, o aprender todo sobre las series A y 9 de AMD.

O bien, puedes dejar que un sitio como Newegg haga el trabajo pesado de búsqueda y análisis por ti.

Supongamos que quieres montar una potente plataforma de juegos con un procesador Intel de generación actual. Dirígete a un sitio como Newegg, usa el menú de navegación para filtrar solo las placas bases de Intel, de esta manera escribes ‘motherboards’ en el campo de búsqueda.

Luego, usarías la barra lateral para filtrar aún más tu búsqueda por factor de forma (dependiendo de qué tan grande deseas que sea tu PC), zócalo de CPU (dependiendo de qué CPU está disponible para su uso) y tal vez incluso puedes delimitarlo por marca o precio, si así lo deseas.

Desde allí, haz clic en algunas de las placas bases restantes y marca la casilla ‘Comparar’ debajo de las que se vean bien. Una vez que hayas elegido algunas, haz clic en el botón ‘Comparar’ y podrás compararlos función por función.

Filtrar búsqueda

Como ejemplo, tomemos el modelo Z170 de MSI y el modelo X99 de MSI. Si conectamos a ambas placas bases en función de una comparativa en Newegg, veremos un gráfico con un montón de especificaciones.

Especificaciones comparativas

Podrás ver algunas de las diferencias debidas al chipset. La placa Z170 puede soportar hasta 64 GB de RAM DDR4, mientras que la placa X99 puede soportar hasta 128 GB.

La placa Z170 tiene cuatro ranuras 16x PCI Express 3.0, aunque el procesador máximo que puede manejar es un Core i7 6700K, que tiene un máximo de 16 carriles para un total de 36.

Por otro lado, la placa X99, puede soportar hasta 40 carriles PCI Express 3.0 con un procesador Core i7 6850. Para la mayoría de los usuarios, esto no importa, pero si tienes un montón de tarjetas de expansión, deberás contar las pistas y asegurarte de que la placa principal que elijas tenga suficiente ancho de banda.

Obviamente, el modelo X99 es más poderoso, pero al mirar estos cuadros comparativos, tendrás que preguntarte qué funciones necesitas realmente.

El chipset Z170 aceptará hasta ocho dispositivos SATA y esta placa base en particular incluye una gran cantidad de otras características que la convierten en una perspectiva atractiva para una poderosa PC para juegos.

El chipset X99 solo es necesario si necesitas una importante CPU con cuatro o más núcleos, más de 64 GB de RAM o si necesitas muchas tarjetas de expansión.

Incluso puedes considerar al comparar las placas bases, poder filtrar aún más las cosas. Tal vez termines considerando un modelo Z97 más modesto, que manejará hasta 32 GB de RAM DDR3, una CPU Core i7 4790K de 16 pistas y una placa gráfica PCI Express 3.0 funcionando a máxima velocidad.

Las compensaciones entre estos conjuntos de chips son evidentes: con cada conjunto de chips ascendente, tendrás la opción de mejores opciones de CPU, RAM y gráficos, sin mencionar más de cada uno, aunque los costos también aumentan apreciablemente.

Afortunadamente, no es necesario que conozcas los tecnicismos de cada conjunto de chips antes de sumergirte por uno de ellos, ya que podrás analizar estas tablas comparativas por sus características y funciones del chipset específicas.

Ten en cuenta que si bien Newegg es probablemente el mejor sitio para hacer tus comparaciones, hay muchas otras excelentes tiendas en las que comprar los componentes necesarios, como Amazon, eBay, Alibaba, Aliexpress, entre otros.

Lo único que estas tablas comparativas no tratan por lo general, es la capacidad de overclocking. Es posible que mencione ciertas características de overclock, pero también deberás profundizar en la investigación y buscar un poco en Google para asegurarte de que puedas manejar la función de overclocking.

Recuerda, al considerar cualquier componente, placa base u otro tipo, asegúrate de realizar tu debida investigación. No confíes únicamente en las opiniones de los usuarios, dedica un poco de tiempo a las opiniones reales del componente en Google para ver qué opinan los profesionales sobre cada uno de ellos.

Más allá de las necesidades absolutas (RAM, GPU y CPU), cualquier chipset de una computadora debe abordar todas tus necesidades esenciales, ya sea audio integrado, puertos USB, LAN, conectores heredados, etc.

Sin embargo, lo que consigas dependerá de la placa base en sí y de las características que el fabricante decidió incluir. Entonces, si absolutamente quieres que incorpore características como Bluetooth o Wi-Fi, y la placa principal que estás considerando no la incluye, tendrás que comprar un componente adicional (que normalmente ocupará una de las ranuras USB o PCI Express)

Comparación de los chipsets AMD e Intel

A continuación, se desglosan en una tabla comparativa los chipsets AMD e Intel para CPU de escritorio de las generaciones anteriores y actuales. Esto incluye los próximos conjuntos de chips para las CPU Rocket Lake de 11° generación de Intel.

Marca de CPU Nombre del Chipset CPU Mercado
AMD TRX40 Ryzen 3000 Threadripper Escritorio de gama alta
AMD X570 Ryzen 3000 Aficionado
AMD B550 Ryzen 3000 Convencional
AMD A520 Ryzen 3000 y Athlon Profesional
AMD X470 Ryzen 2° Generación Aficionado
AMD X399 Threadripper 1000 y 2000 Escritorio de gama alta
AMD B450 Ryzen 2° Generación Convencional
AMD X300 Ryzen 1° Generación Factor de forma pequeño aficionado
AMD A300 Ryzen 1° Generación Factor de forma pequeño convencional
Intel Z590 11° Generación Rocket Lake Aficionado
Intel H570 11° Generación Rocket Lake Convencional
Intel B560 11° Generación Rocket Lake Convencional
Intel H510 11° Generación Rocket Lake Profesional
Intel Z490 10° Generación Rocket Lake Aficionado
Intel H470 10° Generación Rocket Lake Aficionado
Intel H410 10° Generación Rocket Lake Convencional
Intel B460 10° Generación Rocket Lake Profesional
Intel Z390 9° Generación Rocket Lake Aficionado
Intel Z370 9° Generación Rocket Lake Aficionado
Intel H370 9° Generación Rocket Lake Convencional
Intel B365 9° Generación Rocket Lake Profesional
Intel B360 9° Generación Rocket Lake Profesional

La fabricación de equipos es un arte en sí mismo, y hay mucho más de lo que se menciona aquí. Pero es de esperar que esto te brinde una imagen más clara de lo que es un chipset, por qué es importante y algunas de las consideraciones que debes tener en cuenta al elegir una placa base y los componentes de hardware vitales para un nuevo equipo.

👉 DEFINICIÓN DE LAS PLACAS BASES PARA PC

Si este contenido te ha resultado interesante, puedes contribuir con tu voto
[Votos: 3 Promedio: 5]