FreeSync vs G-Sync: ¿Cuál es la mejor tecnología para monitores?


FreeSync y G-Sync son la próxima tecnología de calidad visual en los monitores de PC

G-Sync es objetivamente la tecnología superior de las dos, ya que funciona mejor y ofrece algunas características adicionales además de la sincronización adaptativa.

FreeSync, por otro lado, suele ser mucho más asequible, por lo que es la mejor opción para los ‘Gamers’ que tienen un presupuesto limitado. Tanto G-Sync como FreeSync son únicamente compatibles con las GPU de Nvidia y AMD respectivamente.

Si alguna vez has comprado un monitor con una frecuencia de actualización alta, digamos 144 Hz o 240 Hz, sin duda habrás notado que esos monitores siempre vienen con una de las dos tecnologías principales: FreeSync o G-Sync.

Entonces, ¿De qué se tratan estas tecnologías? ¿En qué se diferencian? Y lo más importante en última instancia, ¿Cuál es la mejor según tus necesidades?

¡Repasaremos todo eso en esta guía! Comencemos.

Nota: Asegúrate de mantener esta página marcada como favorita, ya que se mantendrá actualizada a futuro con toda la información más reciente de G-Sync y FreeSync.

G-Sync vs FreeSync


¿Qué son AMD FreeSync y NVIDIA G-Sync?

FreeSync y G-Sync son tecnologías desarrolladas por AMD y Nvidia respectivamente, y son una alternativa a V-Sync que es simplemente imprescindible en monitores con altas frecuencias de actualización.

Ahora, ¿Qué es V-Sync? Bueno, aquí una breve explicación:

La frecuencia de actualización de un monitor (medida en hercios) indica cuántos fotogramas puede mostrar un monitor por segundo. Como tal, el FPS máximo que puede mostrar el monitor está determinado por la frecuencia de actualización.

Cuando el FPS (cuadros por segundo) no está sincronizado con la frecuencia de actualización del monitor, conduce a lo que conocemos como desgarro de pantalla.

Para evitar que esto suceda, V-Sync impone un límite a la cantidad de fotogramas que se muestran cada segundo.

Ahora, es obvio por qué V-Sync es una solución viable en monitores de 60 Hz. Si tu GPU está generando constantemente más de 60 FPS, simplemente limítalo a 60 FPS ya que el monitor no podrá mostrar más cuadros de ninguna manera. Luego, si no puedes administrar 60 FPS consistentes, lo limitas a 30 FPS.

Sin embargo, con altas frecuencias de actualización y cuadros por segundo, no es tan simple. Los problemas habituales con V-Sync incluyen tartamudeo y retraso de entrada, y eso definitivamente es algo que no necesitas experimentar si has invertido en un monitor de 144 Hz o 240 Hz.

Afortunadamente, los dos principales fabricantes de tarjetas gráficas crearon sus propias soluciones de sincronización adaptativa. Tanto FreeSync como G-Sync son tecnologías de sincronización adaptativa, por lo que son fundamentalmente bastante similares, aunque existen algunas diferencias prácticas entre las dos.

Como se mencionó anteriormente, V-Sync básicamente ‘acelera’ la GPU para que no se desincronice con la frecuencia de actualización. La sincronización adaptable, como su nombre indica, adapta la frecuencia de actualización al FPS, y así es como garantiza que los dos no estén desincronizados.

Entonces, por ejemplo, si la GPU mantiene aproximadamente 70-90 FPS, V-Sync limitaría eso a solo 60 FPS. La sincronización adaptable, por otro lado, aseguraría que el monitor se actualice a 70-90Hz a medida que fluctúa el FPS, asegurando así que estén sincronizados en todo momento.

FreeSync vs G-Sync: ¿En qué se diferencian?

Ahora que hemos aclarado la diferencia crucial entre V-Sync y la sincronización adaptativa, ¿En qué se diferencian estas dos tecnologías?

Bueno, por un lado, existen las limitaciones establecidas por la GPU. Hasta hace poco, los monitores G-Sync solo eran compatibles con las GPU de Nvidia, y los monitores FreeSync solo eran compatibles con las GPU de AMD.

Sin embargo, existen algunos monitores FreeSync compatibles con G-Sync, por lo que es posible emparejarlos con una GPU Nvidia.

Por supuesto, también existen las limitaciones impuestas por el propio monitor. Es decir, para funcionar correctamente, los monitores G-Sync y FreeSync utilizan módulos de escala. Como habrás adivinado, Nvidia y AMD tienen un enfoque diferente con respecto a este.

Es decir, Nvidia requiere que los fabricantes de equipos originales utilicen sus escaladores patentados al fabricar monitores G-Sync.

Esta es la razón principal por la que los monitores G-Sync terminan siendo mucho más caros que sus contrapartes FreeSync: los OEM tienen que comprar módulos escaladores costosos directamente de Nvidia y también tienen que licenciar la tecnología.

Por el contrario, AMD adopta un enfoque más abierto: los fabricantes de equipos originales no tienen que pagarles nada y pueden utilizar los módulos de escala que deseen. Como resultado, los monitores FreeSync terminan siendo una solución más asequible y económica.

FreeSync vs G-Sync: Pros y Contras

Con lo anterior en mente, queda claro que la principal ventaja de AMD es la misma que se aplica a sus tarjetas gráficas: generalmente son más baratas y ofrecen un mejor valor por su costo que sus contrapartes de Nvidia.

Sin embargo, hay algunos problemas con FreeSync que puedes encontrar. Por un lado, esta tecnología generalmente admite un ‘rango’ de velocidad de fotogramas específico. Esto significa que FreeSync solo funcionará en un rango de velocidad de cuadros especificado por el fabricante, que podrían ser 40-75, 30-144, etc.

Esto se debe principalmente a que AMD no aplica un control de calidad estricto como lo hace Nvidia, así que si estás pensando sobre la compra de un monitor FreeSync, te recomendamos que consultes aquí los rangos de velocidad de fotogramas especificados.

Cuando se trata de G-Sync, el estricto control de calidad de Nvidia garantiza que la tecnología se implemente correctamente y que funcione como se supone que debe hacerlo, sin restricciones de velocidad de fotogramas.

Además, G-Sync va mucho más allá de la mera sincronización adaptativa, ya que también permite la reducción del desenfoque de movimiento, elimina las imágenes fantasma y facilita el overclocking del monitor. Por supuesto, la gran calidad y las funciones adicionales tienen su precio.

Conclusiones de FreeSync y G-Sync

Dicho todo esto, ¿Cuál es la mejor tecnología para tus necesidades, FreeSync o G-Sync?

Bueno, para decirlo sin rodeos, consigues lo que aportas en materia de presupuesto.

La principal ventaja de FreeSync es que está disponible en monitores de prácticamente todos los rangos de precios, algo que aquellos con un presupuesto limitado seguramente apreciarán. Y como ya se mencionó, las tarjetas gráficas AMD tienden a ofrecer un mejor valor por su costo en la gama baja y también en la gama media.

Por lo tanto, una GPU Radeon y un monitor FreeSync de 144 Hz son definitivamente una excelente opción para los ‘gamers’ que tienen un presupuesto ajustado.

Por otro lado, los usuarios de Nvidia tendrán que invertir un poco más si quieren aprovechar al máximo las capacidades de su GPU.

Por supuesto, FreeSync sigue siendo una opción con una GPU de Nvidia cuando nos referimos a algunos monitores, aunque eso no significa que todos los monitores FreeSync funcionarán sin problemas con una GPU Nvidia.

Dicho esto, los monitores G-Sync siguen siendo la mejor opción para los usuarios de Nvidia si no les importa pagar un poco más.

La conclusión es que FreeSync es más asequible, pero G-Sync funcionará mejor y tiene muchas funciones adicionales. Si el dinero no es un problema, entonces definitivamente agradecerás tener un monitor G-Sync de alta calidad, aunque FreeSync seguirá siendo una opción muy viable para aquellos que tienen un presupuesto limitado, aunque no siempre sea implementa tan impecablemente como lo hace G-Sync.

VER LAS MEJORES TARJETAS GRÁFICAS DE AMD
VER LAS MEJORES TARJETAS GRÁFICAS DE NVIDIA

¿Interesante este artículo? ¡Puedes votar si te ha sido útil!
[Votos: 0 Promedio: 0]